Inspirado por este tutorial de Everest Pipkin implementé un sistema para subir imágenes desde mi ordenador a esta página sin intervención divina o humana y aproveché para volcar mi multipremiada if I may say so colección de gifs que estaba cogiendo polvo aquí · Después de comer, y animado por la ausencia de ese granizo traicionero tan típico de Barcelona en abril (¿qué? ¿que no es normal? bueno, mira, yo qué sé, yo hablo de lo que veo), fui dando un paseo a mi cafetería de confianza con la intención leer y cafeinarme al sol, pero por un desgraciado error humano, demasiado humano, parte del contenido acabó distribuido por toda la calle. Sin perder el ritmo o la compostura repetí la misma operación (la de comprar otro café, no la de ensuciar la calle) en una cafetería diferente, busqué un hueco en una de las plazas del barri y terminé de leer Artforum, un librito de temática ridícula (en el buen sentido) en el que su autor, César Aira, revela la relación obesiva que tiene con la revista de arte contemporáneo Artforum. Me encantó · Por la tarde salí a pasear y volví a casa con uno de los Dovlátov que ha publicado Fulgencio Pimentel.

Many people don’t want to quit because they worry: without my Twitter account, who will listen to me? In what way will I matter to the world beyond my apartment, my office, my family? I believe these hesitations reveal something totally unrelated to Twitter. I don’t have words for it, exactly, but if you find yourself fretting in this way, I will gently suggest that it’s worth questing a bit inside yourself to discover what you’re really worried about.

Robin Sloan, The lost thread

Supersaurio · Black abyss en sueños · Artforum en la Placeta de Sant Miquel · Parc Güell, libros y helados con AS · The Eyes of the Skin · I tried 500 years of Haircuts · «Jaja siii. Pero todxs me temen» · Händelse vid bank.

For the latter part of his career, Cutler lived on his own in a flat on Parliament Hill Fields, north London, which he found by placing an ad in the New Statesman saying “Ivor Cutler seeks room near Heath. Cheap!”. There he would receive visitors, and his companion Phyllis King, in a reception room filled with clutter, pictures and curios, including his harmonium, some ivory cutlery (a pun, of course) and a wax ear stapled to the wall with six-inch nails - proof of his dedication to the Noise Abatement Society, because of which he forbade his audience ever to whistle in appreciation at his work. The bicycle was his preferred mode of transport, its cow-horn handlebars in the sit-up-and-beg position in line with his Alexander technique practice.

Ivor Cutler

Volvieron los dolores · «House mola, te mola el house?» · Le compré unos mapas y guías (1, 2, 3) a Joana Estrela en preparación para mi futuro viaje portugués · Publish Something Online · Envié a imprimir pegatinas de este dibujo (en cuanto las reciba explicaré cómo conseguirlas) · Por cuestiones nostálgicas y organizativas, recuperé varios antiguos mensajes de la newsletter donde informaba (de forma ridícula y bombástica, como me gusta a mí, ya sabes) sobre algunos proyectos que estaba a punto de lanzar. Funcionó regular. En cualquier caso, los mensajes están al principio del archivo, pero no hace falta que los leas porque no entrarán en el examen · Por otro lado, sigo sin salir del atolladero emocional en el que me encuentro (un clásico) · Mis canciones favoritas de los Viagra Boys son Sports y Amphetanarchy.

Better Call Saul · New York Times Illustration Portfolio Review?

Pensándolo muy fuerte · Mafen al Sol

Map with me · Presque Gagarine · Gut con A y R

Sesión doble: Tyrannosaur , X · Personal computers

L’Amistat · Añadí varios de los posts pre y ligeramente pandemicos de mi antiguo y tristemente descontinuado diario: Semana 40, Semana 41, Semana 42, Semana 43, Semana 45, Semana 48, Semana 7, Semana 18, y Poetry Slash.