Hace un par de días envié el primer mensaje desde mi nueva novísima lista de correo (la anterior pasó a mejor vida con la desaparición de Tinyletter, como expliqué por aquí en su momento).

Como hasta entonces se trataba principalmente de un experimento para probar a montar un sistema de newsletters propio en mi servidor no le di mucho bombo (y tampoco mucho platillo) a este asunto. Pero dado que al menos tres personas recibieron el mensaje inicial, doy por concluida esta prueba y, ahora sí, anuncio que tengo una newsletter, y lo hago mediante una variada (e imaginaria) selección de instrumentos musicales de percusión.

Si te animas a formar parte de esta exclusiva comunidad de personas que me han confiado su dirección de email, recibirás noticias mías en tu buzón de correo cuando menos te lo esperes. Y si quieres echarle un vistazo a lo que he enviado hasta ahora, aquí tienes el archivo.